Por: Guillermo Guzmán Sierra

El 15 de septiembre del 2018 fue el décimo aniversario de la bancarrota del banco norteamericano “Lehman Brothers” y servirá como un ejemplo de la génesis de una crisis financiera y su repercusión en la economía.

 “En una crisis financiera, el valor de las instituciones o activos financieros disminuye rápidamente. Una crisis financiera a menudo se asocia con un pánico o una corrida bancaria en la que los inversores venden activos o retiran dinero de las cuentas de ahorro porque temen que el valor de esos activos disminuirá si permanecen en una institución financiera”.

“Una crisis financiera puede ocurrir si las instituciones o activos están sobrevaluados, y puede ser exacerbada por el comportamiento irracional de los inversores. Una rápida cadena de ventas puede resultar en menores precios de los activos o más retiros de ahorro. Si no se controla, una crisis puede provocar que una economía entre en recesión o depresión”.

De lo anterior podemos resumir, que una crisis financiera es aquella donde el valor de capitalización de la empresa llega a cero o, mejor dicho, sus acciones caen a un valor nulo. Las crisis financieras se pueden dar en varias ramas del sector financiero como, por ejemplo; bancario, pensionario, bursátil y seguros.

Bien que sucedió en los años 2007-2008 con el banco Lehman Brothers, lo siguiente:

  1. En una economía en expansión o crecimiento como fue el caso de Estados Unidos, los márgenes de seguridad que pide un banco al otorgar un crédito son mínimos, es decir, no hay que comprobar ingresos, ni garantías y sin avales. Esto sucedió a principios del 2007 cuando la economía de Estados Unidos crecía su PIB 3% anual.

 

  1. Los créditos que otorgó Lehman Brothers, así como otros bancos, fueron los créditos hipotecarios y mientras crecían de forma exponencial las construcciones de casas, urbes y zonas residenciales, lo hacía también los créditos hipotecarios.

 

  1. Las personas de menor recurso compraban su primera casa, pero no sólo fueron ellos, las personas que tenían trabajos con un salario mayor a 20 usd/hr, compraban de dos a tres casas.

 

  1. Estos créditos hipotecarios en papel atiborraban las bodegas de los bancos prestamistas, pero como había un auge, los bancos decidieron titularizarlos con un instrumento llamado Obligación Garantizada por Deuda (CDO, Collateralized Debt Obligation) lo cual por supuesto entraron a la bolsa.

 

  1. Los bancos empezaron a “comprar” entre ellos mismo estos CDO´s pero para hacerlo debían ser respaldados por alguna institución calificadora de riesgo que aseguraba su valor en el mercado.

 

  1. Las calificadoras como Standard & Poor´s o Moody´s, otorgaban calificación AAA que es la mayor calificación para un activo y la mayoría de los CDO´s hipotecarios lo tenían, y aunque este cayera, los bancos podían quitarles las casas a sus clientes tras impagos y venderla más cara en el mercado y así ganar un mayor rendimiento.

 

  1. Como cualquier banco en busca de rentabilidad la mayoría de sus activos estaban sustentados en los activos subprime y cuando las personas empezaron a caer en impagos, empezaron abandonar sus casas, familias enteras que no sabían a donde ir.

 

  1. Las calificadoras no pudieron más y aquellas calificaciones AAA pasaron rápidamente a calificación A, las BBB a B y las B a valer ¡nada!, por supuesto que Lehman Brothers tenía mayormente calificación BBB y cuando estas cayeron lo que eran activos pasaron a ser pasivos y una gran falta de liquidez para cumplir con sus obligaciones.

 

  1. El precio de la acción de Lehman Brothers iba en picada, las personas realizaban retiros de sus cuentas y debido a factores como inflación, impagos, incremento de la cartera vencida los bancos empezaron a incrementar las tasas de interés a niveles máximos.

 

  1. El 15 de septiembre del 2008 antes de que abriera el mercado Lehman Brothers se había declaro en bancarrota los demás bancos tenían grandes pérdidas y las personas demandaban más créditos sin embargo estos fueron negados y se ha mencionado un dicho que el crédito es el “lubricante de la economía”.

 

  1. Los activos subprime que braron, llegaron a casi a valer cero en los mercados financieros, las FED y el Tesoro estadounidense compraron la cartera vencida de los bancos y otorgaron un crédito para incrementar la liquidez de los bancos.

 

  1. Para fin de mes el desempleo en Estados Unidos se disparó, la inflación crecía de manera constate, la gente que abandono sus casas vivían en albergues, en la calle y una saturación de personas que vivían con familiares, la deuda se disparó.

 

Si algo debió pasar después de esta crisis, es que los bancos no debían ser unificados con los seguros, fianzas, fondos de inversión etc. porque adquirieron mayor poder de concentración del capital, así mismo los márgenes de seguridad debían ser mayores sin embargo estos siguen en niveles bajos permitiendo caídas de las bolsas a causa de esta falta de regulación. Existe una gran cantidad de activos financieros que están sobre evaluados o sobre comprados y el valor de estos no corresponde a sus estados contables.

La interrelación de las instituciones financieras es cada vez mayor, un resfriado financiero en España se puede convertir en una enfermedad terminal en Grecia, un estornudo de Wall Street se convertirá en un resfriado en Europa, a lo que me refiero es que los problemas financieros están conectados a nivel mundial y sin regulación eficiente.