Por: Enrique Guzmán

La economía financiera global  y el modelo económico imperante necesitan para su permanencia y expansión el incremento y sostenibilidad de la tasa de ganancia por encima de la tasa de interés bancaria de cualquier país. Y esto ¿por qué es necesario? Por el simple hecho que si la tasa de ganancia se posiciona por debajo de la tasa de interés no hay motivo alguno de continuar con la producción lo cual sugiere el abandono total de la economía real y centrarse en las inversiones financieras. 

Después de la desregulación y liberalización del sistema financiero económico, una desaceleración económica en Estados Unidos puede provocar una grave crisis en países de América latina. Actualmente la economía global esta presentado una desaceleración e incremento de la incertidumbre ante hechos políticos y económicos. 

Estados Unidos es el país de mayor importancia ante cualquier efecto y repercusión, la guerra comercial que esta llevando acabo con China y países europeos no esta creando un incremento de su mercado nacional, sino esta provocando desequilibrios en la balanza comercial, aunado a ello el incremento de la volatilidad en sus mercados financieros. 

Para la Unión Europea el caso de una salida ordenada y fechada del Reino Unido se vislumbra lejano, sin embargo, no solo es el Reino Unido, también es España que presenta indicadores económicos desalentadores, como su tasa de desempleo cercano al 20% de la población, la tensión social que vive Francia y otros pequeños países con tasas mínimas de crecimiento. Por su parte, Rusia y sus provocaciones bélicas con Estados Unidos y el apoyo de un ejercito a Venezuela no ayudan para una estabilidad financiera global. Los países asiáticos aún no presentan indicadores de debilitamiento, sin embargo, un incremento de las tasas, un desorden en los precios de las materias primas podrían provocar el comienzo de un desajuste. 

Todo lo anterior nos da como resultado la decadencia de la tasa de ganancia y el incremento de la tasa de interés de los principales bancos centrales para contrarrestar la salida de capitales, la inflación, el incremento de la tasa de desempleo, las bajas perspectivas económicas relacionadas al Producto Interno Bruto. 

Cuando la tasa de ganancia y de rendimiento se encuentren totalmente estancadas y en valores mínimos, aquellos activos sobre valorados saldrán a la luz sin indicadores de consistencia, las acciones de las empresas cuyos precios extravagantes empiecen a ajustarse y caer las bolsas sobre compradas tendrán una corrección y es posible que haya una intervención e inyección de liquidez. 

Los bancos al ver la situación, empezaran a negar los créditos bancarios a empresas cuyo análisis no podrán devolver el capital, el incremento sostenible de la tasa de interés junto con la inflación pondrán mayor control al préstamo, por lo cual, la liquidez será el primero en afectarse y como dice François Chesnais “el crédito es el lubricante de la economía” 

Sino se toman medidas de regulación financiero, financiamiento al sector productivo, disminución de capitales buitres causantes de la volatilidad de los mercados, bonos gubernamentales con tasas de interés anémicas en comparación con la inflación, estaremos inmersos a vivir una recesión económica en plena hostilidad política y social