El turismo médico en México

En México viene desarrollándose de manera prácticamente espontanea un sector de servicios médicos para el turismo internacional como resultado de una demanda creciente de atención  médica y servicios dentales de ciudadanos estadounidenses y canadienses. El Estado debe convertirse en promotor y regulador del desarrollo de este sector prometedor, buscando con ello aprovechar nuestra inmejorable ubicación en América del Norte, los procesos demográficos de la región, la disponibilidad de profesionales capacitados que ofrecen servicios a costos competitivos, a fin de promover el crecimiento y la diversificación productiva de la franja fronteriza, por ejemplo, pero también de algunos destinos turísticos que buscan ampliar y consolidar su atractivo.

El turismo médico ha ganado tal importancia que en 2017 se instituyó el Consejo Consultivo del Turismo Médico (CCTM) que tiene como “objetivo general recoger las demandas y propuestas del sector público, privado y sociedad civil para ser consideradas en la planeación, diseño, instrumentación y control, y evaluación de acciones y políticas públicas para mejorar la competitividad del país en materia de turismo médico.”

De acuerdo con ProMéxico, durante los últimos diez años nuestro país se convirtió en el segundo destino del turismo de la salud al recibir 1.2 millones de visitantes al año (con una derrama estimada en más de 5 mil millones de dólares en 2017), sólo por debajo de Tailandia que recibe 1.8 millones de visitantes. Según ese organismo, México cuenta con 98 hospitales acreditados por la Secretaría de Salud y 7 hospitales por la Joint Commisión Internacional.

Los turistas de la salud se benefician con los precios competitivos de los servicios médicos que les permiten ahorros que van del 35% al 85% en tratamientos y procedimientos quirúrgicos, ahorros significativos en costos de medicamentos, además de la reducción del tiempo de espera para estas intervenciones que, en países como Canadá, tardan en promedio  hasta 3 meses.

Si bien se mencionan 10 especialidades (odontología, cirugía plástica, bariatria,  gastrocirugía, oftalmología, biología de la reproducción, ginecología,  oncología, criocirugía, traumatología), las tres primeras son las más solicitadas por los turistas. Al promocionar el turismo médico a México en la red consular en Canadá nos hemos cerciorado de que la rectoría del Estado es fundamental para terminar el “producto”, a fin de aprovechar las oportunidades que estos servicios ofrecen para impulsar el desarrollo regional de algunos destinos. Sin contar con un “producto terminado” se vuelve difícil impulsar su adecuada promoción desde la red consular en Estados Unidos y Canadá. Con este propósito se plantea impulsar un corredor de servicios para el turismo médico en las principales ciudades de la franja fronteriza con Estados Unidos: Tijuana, Mexicali, Nogales, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros; mismas que tienen importantes ciudades espejo del  lado norteamericano y, a través de éstas, cuentan con una buena conectividad terrestre y aérea con otras ciudades del interior de EEUU.

El caso particular de la localidad Los Algodones, Vicente Guerrero,  Baja California, por la vocación y reconocimiento alcanzado, también puede ser incluida y, en todo caso, para promover la certificación y ordenamiento de los servicios. Los Algodones es un caso de éxito y es importante reflexionar sobre lo que se ha hecho bien, lo que se puede mejorar e identificar las oportunidades de servicios periféricos que se han desarrollado al margen de los servicios médicos y dentales ofrecidos hasta la fecha. Las mejores prácticas del modelo de Los Algodones podrían replicarse en otras ciudades fronterizas, reduciendo la curva de implementación y elevando las probabilidades de éxito en otras jurisdicciones.

 El turismo médico como detonador del desarrollo de las ciudades fronterizas

El turismo médico puede convertirse en una palanca del desarrollo de varias ciudades fronterizas si se impulsa de manera integral con la rectoría del Estado. Además, representa una oportunidad para diversificar la vocación productiva de las principales ciudades fronterizas, superando su perfil maquilador y su fama en el imaginario nacional e internacional como lugares de paso, plagado de violencia, y dominio del crimen organizado.

 La promoción del Turismo Médico a México

La red Consular de México en EEUU y Canadá tendrá una nueva tarea: apuntalar un programa de desarrollo interno mediante la promoción del turismo médico ante las aseguradoras, las poblaciones más próximas a la frontera, y las comunidades mexicanas de sus respectivas jurisdicciones a través de las ventanillas de salud. Lo anterior es muy importante, toda vez que hasta ahora los principales servicios que brinda la red consular se han establecidos como paliativos a las dolorosas consecuencias de la migración de nuestros connacionales a EEUU, mientras que, a partir de ahora, la red consular debe asumir tareas de apoyo a los programas que detonen el desarrollo interno para  erradicar las causas de esa migración con la creación de empleos en el país.

A través de las Ventanillas de Salud, la promoción del turismo médico a México puede incorporarse como una de las actividades sustantivas de la Red Consular de México en EEUU.  Asimismo, una vez que se tengan avances en el desarrollo de los servicios médicos en los Parques de la Salud (“el producto terminado”), la promoción se podrá con toda firmeza dirigir a las empresas y compañías aseguradoras. En el caso de Canadá, donde la atención médica universal es una responsabilidad de los gobiernos de las Provincias, al contar con la certidumbre en la calidad de los servicios (certificación, mecanismo de arbitraje y seguro de cobertura de fallos) y las ventajas de costos,  sería factible suscribir convenios de colaboración en la materia.

 Los Algodones (Vicente Guerrero), Baja California, cuna del turismo médico en la frontera.

Los Algodones, desde fines de los años sesenta se ha consolidado como el destino que ofrece en la frontera varios servicios médicos; hoy, con apenas 6 mil habitantes y más de 500 consultorios, es el destino más buscado por casi medio millón de personas en la temporada que se extiende de septiembre a mayo, principalmente jubilados y pensionados de Estados Unidos y Canadá, conocidos como Pájaros de la Nieve, que llegan al poblado para atenderse principalmente  problemas bucales, oftalmológicos, y también cirugías, oncología y medicina general. Lo más interesante del éxito del turismo médico de Los Algodones radica en que se trata de un poblado “en medio de la nada”, sin una gran ciudad espejo del otro lado de frontera (Yuma, Arizona, cuenta con apenas 94 mil habitantes), y está lejos de tener la mejor conectividad terrestre.

Pero este destino se ha ido desarrollando espontáneamente, con todas las virtudes y defectos que ello implica, a saber: sin un esquema de certificaciones por parte de las autoridades de salud, sin la debida infraestructura para atender y sacar mayor provecho de ese importante flujo de visitantes, a grado tal que, por falta de hoteles, buena parte de los visitantes lo hacen en “motorhomes”. Pero esas carencias, son  justamente una prueba fehaciente de las grandes oportunidades que ofrece desarrollar como política de estado esos servicios: hotelería y estancia para la recuperación de los pacientes, centros comerciales, farmacias, restaurantes, esparcimiento, entre otros.

 Turismo Médico en Baja California

El turismo médico en Baja California está floreciendo enormemente y atrayendo a personas de toda la frontera y del mundo, por los servicios médicos que son de bajo costo y que están disponibles en la región.

Tijuana, BC, está en una ubicación privilegiada para el turismo médico en la región, y sobre todo a pocos kilómetros de San Diego que cuenta con la mejor conectividad aérea y terrestre de las ciudades fronterizas de EEUU. Durante el 2017 Tijuana se consolidó como el segundo destino turístico más visitado del mundo, después de Tailandia, según información del Comité de Turismo y Convenciones de Tijuana (Cotuco). El presidente de Cotuco, Francisco Villegas, explicó que a pesar de que el 2017 fue el mejor de los últimos 15 años en materia de turismo de salud, la ciudad recibió solamente a 1.5 millones de visitantes de todas partes del mundo (este dato contrasta con el que citamos anteriormente de PROMEXICO, que atribuye 1.2  millones de turistas médicos  a todo el país). El empresario dijo que el turismo de salud también tuvo un impacto en la ocupación hotelera que alcanzó entre 90 y 95%, lo cual generó una derrama de 8.2 millones de dólares y otros 20 millones en restaurantes. En esa ciudad el 2019 iniciará funciones el New City Medical Plaza, complejo privado de hospital y hospedaje, que busca atender todas las necesidades de los pacientes y sus familiares en un mismo espacio.

Mexicali y Rosarito también comienzan a beneficiarse del turismo médico, y ya se cuenta con oferta de servicios disponibles en Ensenada y Santa Isabel. Toda esta región se está construyendo rápidamente un nombre que fortalece la actividad del turismo médico, toda vez que muchos de los servicios médicos están disponibles a menores precios de lo que los pacientes pueden encontrar en la Unión Americana.

Pero lo más relevante es que se ha identificado la importancia de contar con mecanismos de certificación y arbitraje que brinden certidumbre y garantía en los servicios a los visitantes-pacientes: el convenio con la Comisión Nacional de Arbitraje Médico para llevar a cabo la solución de conflictos que se presenten entre médicos y pacientes, además de la creación de un catálogo de profesionistas e instituciones certificadas del sector salud que pueden ser consultadas desde cualquier país.

También hay pólizas de seguro médico que permiten a los pacientes que radican en EEUU utilizar estos servicios. Gracias a la conectividad aérea de Tijuana y San Diego, los pacientes pueden llegar a la región desde diferentes partes del mundo para recibir tratamientos de médicos muy comprensivos y famosos por realizar diagnósticos precisos: su buen desempeño ha contribuido a elevar el nivel de turismo médico en Baja California.

Para muchos mexicanos que por motivos de trabajo viven en los Estados Unidos, los gastos comunes de salud pueden ser demasiado grandes para permitirse el lujo de atenderse. Actualmente y sin una intensa campaña de promoción ya muchas empresas ahora ofrecen a sus empleados una opción de obtener un seguro médico en México. Esto permite que estas personas trabajen en los Estados Unidos y reciban todos los tratamientos médicos necesarios en la frontera.

 El sector sanitario de Estados Unidos y el potencial del Turismo Médico en la frontera

La participación del sector de sanidad de Estados Unidos –que no tiene cobertura universal-  sigue creciendo en la economía y, en algunos estados, casi alcanza el 20% del Producto Interno Bruto (PIB), en comparación con el 8% promedio en Europa con una cobertura universal. Pero esto no significa que mejore la atención médica a la población, ya que no se traduce necesariamente en un incremento del número del personal médico y camas de hospital; pero sí aumenta el personal administrativo (burócratas) de las compañías de  seguros, etc. El sistema de salud de EEUU es, con certeza, el más caro y, en relación a su costo y cobertura, el más ineficiente del mundo. Por la cantidad de puestos de trabajo, el sector salud supera ya al minorista, teniendo un crecimiento en su estructura administrativa, y no así en el productivo.  Más aún, cuando un sector pesa tanto en la economía plantea serios problemas, debido a que tiende a acaparar más y más participación en el PIB, a través de una amplia red de cabilderos de las compañías aseguradoras y farmacéuticas.

La franja fronteriza entre México y Estados Unidos debe ser un lugar de encuentro y cooperación, donde la solución de problemas se torne una oportunidad para la cooperación y el desarrollo entre ambos países. La frontera debe dejar de verse como un lugar donde prevalece un modelo de desarrollo centrado en las maquiladoras, y más como una región que le apuesta a los servicios de alto valor agregado; pero también debe dejar de verse como un espacio donde prolifera la violencia, el narcotráfico, la trata y tráfico de personas. Para ello es importante identificar oportunidades que brinda la proximidad con la todavía mayor economía del mundo. Con sus ventajas comparativas y competitivas, México puede apostarle al desarrollo de un corredor para el turismo médico en las principales ciudades de la frontera que tienen a su vez una importante ciudad espejo en territorio americano, así como una buena conectividad de vías de comunicación con megalópolis de la gran Los Ángeles y ciudades del interior de Estados Unidos.

 El papel rector del estado en el desarrollo del corredor de Turismo Medico en la frontera.

A través de los tres niveles de gobierno -Federal, Estatal y Municipal- el Estado debe ser un impulsor de este prometedor sector en la frontera a través de la creación de Parques o Ciudades de la Salud, a la manera de los parques industriales, invitando a desarrolladores de capital privado y a colectivos médicos a invertir en hospitales, consultorios, laboratorios, villas de la salud, casas de retiro, y de vida asistida, etc.

El sector que ofrece servicios médicos al turismo médico ya existe en México y se ha ido desarrollando de manera espontánea, atendiendo a las señales de la demanda. Pero su desarrollo ha sido muy lento y, con todo y sus avances, no se ha logrado diseñar un “producto terminado” que responda a las oportunidades que la demanda potencial ofrece. De ahí la importancia de la rectoría del Estado para hacerlo un programa de desarrollo regional lo más integrado posible para que su promoción se incorpore a las políticas públicas a través de la red de representaciones mexicanas en el exterior.

Ahora bien, para lograrlo se tienen que atender como mínimo las siguientes cuestiones:

  • Desarrollo de Parques o Ciudades de la Salud

 Con la participación de los tres niveles de gobierno se debe impulsar la creación de Parques o Ciudades  de la Salud  (al igual que los estados y municipios desarrollan parques industriales), con los cuales se promoverá la inversión privada para la construcción de consultorios,  clínicas, hospitales generales y de especialidades, laboratorios, farmacias, fraccionamientos para villas de la salud para el retiro asistido de personas de la tercera edad y para personas con padecimientos crónico-degenerativos, estacionamientos, restaurantes, hoteles, y casas de asistencia para los familiares acompañantes de los pacientes visitantes.

Estos parques deben proyectar la inclusión de distintos tipos de inversionistas, pues el mercado al que estará dirigido es muy diverso en sus niveles de ingresos: desde los hospitales de elite para un mercado de altos ingresos y clientes corporativos, clínicas para visitantes de ingresos medios, y consultorios para para visitantes americanos que no cuentan con una protección médica y que buscan una opción de costo accesible, así como para nuestras comunidades migrantes que pueden viajar a México y que prefieren pagar un servicio médico en su idioma que las altas primas de los seguros en EEUU.

Al respecto, es importante no confundir con las capacidades ya instaladas. Por ejemplo, en Monterrey ya opera la Ciudad de la Salud, Clúster Monterrey, con una capacidad 1,353 camas hospital, pero se trata más de una decisión de varios hospitales privados de conjuntar capacidades para el aprovechamiento pleno de sus capacidades instaladas atendiendo turismo médico, pero que originalmente fueron pensadas para el mercado de servicios médicos local o nacional.

La inversión inicial del Estado es muy importante, toda vez que brindará  certidumbre a los inversionistas de que se trata de una apuesta de desarrollo regional con políticas de promoción a largo plazo. La inversión inicial en el terreno, su fraccionamiento, la introducción de servicios, y la promoción de la venta de terrenos y espacios. Es muy importante arrancar con la construcción de conjuntos para consultorios y clínicas pequeñas de distintas especialidades para compra y/o renta que pueden resistir a más largo plazo, mientras la promoción del destino logra generar un flujo de pacientes permanente y creciente.

  • Certificación y capacitación

 La certificación es una herramienta que facilita la promoción, toda vez que brinda confianza y  certidumbre a los pacientes de los estándares internacionales de calidad para realizar su primera visita y la selección del proveedor del servicio médico. La certificación necesariamente tiene relación con dos aspectos:

  1. Por un lado con la certificación de la solvencia profesional del médico, la clínica, el hospital y el establecimiento, por el Sistema Nacional de Certificación de Establecimientos de Atención Médica (SiNaCEAM) del Consejo de Salubridad General a través del Sistema Nacional de Certificación de Establecimientos de Atención Médica y el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas. Pero a su vez, la certificación debe estar acompañada de un mecanismo confiable  de arbitraje para atender y solucionar demandas y controversias por posibles negligencias médicas y que, en caso de fallos a favor de paciente, eventualmente deriven en la pérdida de la certificación correspondiente. En México este mecanismo lo puede desempeñar la Comisión Nacional de Arbitraje Médico. Pero lo más importante, y derivado de lo anterior, se debe instituir con la participación de los establecimientos médicos que atiendan a pacientes internacionales un seguro “sombrilla” (de cobertura amplia para todos los participantes del mecanismo) que brinde cobertura a los fallos a favor de los pacientes demandantes. Este seguro colectivo o corporativo se podría pagar con un pequeño porcentaje de los cobros de los servicios.
  2. Si bien sería deseable contar también con una certificación de reconocimiento internacional, es evidente que ésta representaría un alto costo, particularmente para los consultorios y clínicas pequeñas, y sólo son accesibles a los hospitales de élite, por lo que es importante que las certificaciones del SiNaCEAM  gocen de prestigio y reconocimiento internacional. Por su parte el CCTM reconoce y recomienda las siguientes acreditaciones y certificaciones internacionales:

Joint Commission International (JCI)  identifica, evalúa y comparte mejores prácticas de calidad y seguridad para pacientes médicos en Estados Unidos. Ofrece la certificación JCI para hospitales, Laboratorios, Consultorios Médicos, Transporte médico, Asilos y Cuidado Doméstico. El precio y el tiempo para obtener la acreditación varían en función del tamaño de la organización y los servicios que se ofrezcan.

Accreditation Canada ofrece diagnóstico y certificación a proveedores extranjeros de servicios  médicos a ciudadanos de Canadá; en el Cuidado Médico, Adicciones y Salud Mental, Consultorios Médicos, Cuidado de Mayores y Hospitales.

Leapfrog Group ofrece servicios para la estandarización de servicios médicos principalmente para hospitales en Estados Unidos.

Temos International ofrece su acreditación a hospitales, proveedores de servicios médicos y dentales. El precio y el tiempo para obtener la acreditación varían en función del tamaño de la organización y los servicios que se ofrecen.

  1. Por otro lado se requiere capacitar no sólo al personal médico involucrado, sino también al personal administrativo para atender y manejar a clientes extranjeros, no pocos de los cuales podrían demandar ante posibles negligencias médicas como lo hacen con frecuencia en EEUU. La atención médica en México, salvo en algunos hospitales y para intervenciones de riesgo, documenta muy poco el servicio. La capacitación del personal auxiliar y administrativo deberá capacitarse para recabar del paciente la hoja de Autorización de Tratamiento Médico (Medical Treatment Autohorization), abrir el expediente, documentar las evidencias de todo el tratamiento hasta el alta del paciente con su firma o la de sus acompañantes, para el deslinde de posibles responsabilidades en caso de demandas y controversias ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico por posibles negligencias médicas.

 Aprovechamiento de la infraestructura no utilizada del sector público de salud.

En el caso de estas ciudades fronterizas es importante que los planes de desarrollo de infraestructura de servicios de salud consideren la posibilidad de ubicarlos en los Parques de la Salud. Asimismo, que los establecimientos de la SSA, el IMSS y el ISSSTE  tengan la posibilidad de brindar sus servicios médicos a pacientes internacionales, cuando se tengan capacidades no utilizadas, para que con los recursos obtenidos puedan adquirir equipamiento médico más moderno. De hecho, el sistema público de salud viene atendiendo numerosos casos de emergencias médicas de turistas y visitantes extranjeros que no cuentan con seguro médico vigente en México.

 Fuente de financiamiento

México recibe cerca de 30 millones de turistas al año, y entre los requisitos de ingreso al país no se contempla probar que se cuenta con un seguro médico con validez en México. Para todos aquellos turistas que al momento de ingresar a México no sean portadores de un seguro médico, se propone recabar un pago de 1  hasta 3 dólares por día, dependiendo del rango de edad para tener garantizado el acceso a los sistemas públicos de salud durante su estancia en territorio nacional exclusivamente en casos de emergencia. En cálculos muy conservadores se podría recaudar como mínimo 100 millones de dólares al año. Estos recursos se destinarían tanto a la mejora de los servicios públicos de salud, como a conformar el capital semilla para detonar el desarrollo de los Parques o Ciudades de la Salud en la frontera. Al respecto, cabe mencionar que ya varios países europeos, como Francia, tienen como requisito de ingreso el seguro médico de viaje, pudiendo negar el ingreso al turista en caso de no tenerlo. En este mismo sentido, el 12 de septiembre de 2018 el Ministro de Salud de Canadá, Ginette Petitpas Taylor, planteó establecer dicho requisito, argumentando que la atención médica a los turistas extranjeros sin seguro “estresa el sistema  y el presupuesto de salud”.

Propuesta como parte de un Acuerdo de Cooperación para el Desarrollo entre México y Estados Unidos

El gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador busca impulsar una relación con Estados Unidos donde la cooperación para el desarrollo ocupe un lugar central. Así, el desarrollo y aprovechamiento de la infraestructura de servicios médicos en la frontera para la atención de la población de las ciudades fronterizas de Estados Unidos puede ser una de las propuestas de un Acuerdo de Cooperación para el Desarrollo que atienda y resuelva problemáticas en ambos lados de la frontera: por un lado el desempleo y la migración en México de jóvenes calificados y; por otro, la ampliación de la cobertura en la atención médica de la población norteamericana próxima a su frontera sur gracias a los menores costos de dichos servicios.

Estudio, capacitación y empleo para todos los jóvenes

El gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador se propone pacificar el país, entre otras vías, brindando oportunidades de estudio y empleo a los jóvenes. Tan importante es el acceso a la educación como a un empleo: pero si para los jóvenes es frustrante la falta de acceso a las universidades, tanto o más lo es para quienes contando con estudios y la calificación técnica necesaria NO pueden incorporarse al mercado de trabajo. El corredor de servicios médicos para el turismo médico representa hoy una excelente oportunidad para detonar el desarrollo regional y la creación de fuentes de empleos calificados y mejor remunerados en la franja fronteriza.

Plataforma digital de promoción.

Con el propósito de dar a conocer la oferta de servicios médicos de nuestro país es de suma importancia diseñar y crear una plataforma digital que contenga toda la información que la industria del turismo médico ofrece a los turistas. Se trata de crear una herramienta interactiva de búsqueda y acercamiento del paciente con el potencial oferente de atención médica, a la manera de Airbnb: que contenga información de hospitales, consultorios, laboratorios, especialistas, certificaciones, parques de la salud, villas de la salud, comentarios de pacientes sobre la satisfacción del servicio, organismos reguladores de la industria del turismo médico, hoteles, conectividad, etc.

El internet ha sido un componente clave en el desarrollo de esta industria.  Aun con la creciente demanda de estos servicios en EE. UU. y Canadá, es necesario comunicar a los pacientes la información necesaria sobre la disponibilidad y la calidad de estos servicios en nuestro país.

Antes de tomar una decisión, el paciente explora sus alternativas, investiga, pregunta y se educa.  Ya más cercano a tomar una decisión, uno de los criterios más importantes es la confianza que puede tener en el profesional o en la institución que provee el servicio.  Además, sabemos que la gente toma en cuenta la opinión de otras personas (aun sin conocerlas) acerca de su experiencia con el proveedor. Esto hace necesario ofrecer herramientas para que el paciente, de manera muy sencilla, seleccione entre cientos (o miles) de proveedores para identificar únicamente aquellos que cumplen con lo que está buscando.

El sistema es un punto de promoción y conexión entre los “parques de la salud” y los pacientes en Canadá y EE UU buscando estos servicios.  El papel rector del estado y las certificaciones de los proveedores darían certidumbre y credibilidad a los servicios prestados en México. Así mismo, este sistema proporcionaría una manera de “allanar el terreno” para dar la oportunidad a proveedores más pequeños de competir con los grandes hospitales en igualdad de circunstancias.