Por: Guillermo Gúzman

El viernes 23 de agosto del presente año en un pueblo del Condado de Teton llamado “Jackson Hole”, será la sede de la reunión más importante en materia económica y financiera a nivel mundial. Los presidentes y vicepresidentes de los Bancos Centrales de las economías más importantes se reunirán junto con académicos de renombre en materia económica para determinar las acciones para evitar una crisis financiera internacional que se pudiera esparcir a una crisis económica.

Los asistentes confirmados hasta el momento son: Janet Yellen (ex presidenta de la Fed), Jerome Powel (presidente de la Fed), Haruhiko Kuroda (Gobernador del Banco de Japón), Ben Bernanke (ex presidente de la Fed), Mario Draghi (presidente del Banco Central Europeo) y Jean Claude Trichet (ex presidente del BCE). Todos ellos junto con un grupo de académicos, estudiarán y determinarán una política monetaria universal, para los Bancos Centrales.

Si analizamos los síntomas que presenta la economía mundial, podemos decir que las acciones que se tomarán en J. Hole serán para postergar una crisis financiera, tan solo por el hecho de que vivimos en el ciclo de expansión más largo de la historia, y para ello voy a enfatizar los síntomas de una desaceleración mundial.

  1. Bajas tasa de crecimiento económico a nivel mundial.

Las bajas tasas de crecimiento de los países continúan año tras año, la demanda agregada, se esta contrayendo, los bajos salarios, el desempleo y el incremento de la pobreza hacen que las utilidades de las empresas sean bajas, pero el precio de sus acciones va en tendencia alcista. La expectativa de crecimiento mundial es del 3.2% y con mayores probabilidades de reversión a la baja, por motivos de una guerra comercial, incremento de aranceles, problemáticas de migración y una devaluación del Yuan, que amenazan las cadenas de suministro de tecnología, alimentación, servicios, el comercio de la maquinaria se está frenando, la infraestructura de los países se contrae por impagos y falta de solicitud de créditos postergándolo al largo plazo.

  1. Desequilibrios políticos

En la reunión en julio del presente año en Davos, los principales líderes concordaron que la economía mundial se contrae también por causas de las relaciones comerciales y políticas de los países. Un Brexit que se posterga y que no tiene un plan de acción de salida, puede provocar un desequilibrio económico, político y social por ambas partes, la libra esterlina comparada con el dólar americano GBPUSD, ha tenido una devaluación del 18%, que se traduce a un incremento de los precios de los bienes y servicios, provocando inflación. La incertidumbre de las condiciones de salida y las relaciones comerciales están en amenaza.

Por otra parte, una de las economías más importantes de la Unión Europea esta en decadencia, Alemania se contrae, un ejemplo de ello es su PMI manufacturero, que se encuentra por debajo de los 50 pts y en tendencia bajista importante.

“El Índice de fabricación de Compras (PMI) alemán mide el nivel de actividad de los gerentes de compra en el sector manufacturero. Cualquier lectura por encima de 50 indica expansión, mientras que una lectura por debajo de 50 indica contracción.”

  1. Bajos rendimientos en los mercados financieros e inversiones a corto plazo.

Las bolsas bursátiles de los epicentros financieros presentan caídas alrededor del 8% y 6%, mientras que la bolsa de Argentina en las elecciones primarias sucumbía 34% y su paridad con el dólar USDARS llegaba a los 80 pesos argentinos por dólar, una pérdida de más del 60%.

Lo anterior demuestra que los inversionistas, tienen perdidas importantes en sus carteras de inversión y retiran el dinero de las bolsas, así mismo, la valoración de las acciones, esta muy por encima de su costo real, análisis como ROE (Return on Equity), BPA (beneficio por acción) , P/E (Price to Earnings ratio), son análisis que demuestran que las acciones no cubren con la expectativas de ganancia o niveles adecuados de deuda.

La Bolsa americana más representativa, el SP500 tiene una perdida del 7.70%, la bolsa mexicana (BMV) a lastrado las ganancias a mas del 20%, las bolsas asiáticas tras las problemáticas de sus relaciones comerciales como de las tensiones sociales, demuestra que el Japan225 le quitó a los inversionistas el 18%, y finalmente la bolsa europea EURO STOXX 50, una caída del 7%.

Para finalizar con este punto, la administración de los riesgos en las casas de bolsas como en los bancos, un indicador importante que demuestra el riesgo de perder las posiciones, falta de liquidez, ineficiencias en las coberturas y cambios en los precios de los activos, es el índice de estrés  y este sigue incrementado, colocándose por encima de los 0.5 pts, un recorrido parecido a la crisis del 2007.

  1. Rendimientos negativos y políticas monetarias acomodaticias

Fomentar el consumo, incrementar la brecha de los rendimientos y costos de los bonos gubernamentales, la recompra de los bonos, solicitudes de crédito y liquidez en los bancos centrales, esto quiere decir, que no existe gasto por parte de las personas, además de ello, las tasas de fondeo para el gobierno se limitarán más a pagar rendimientos, esto conlleva a que los gobiernos deben buscar alternativas de financiamiento sin tener movimientos en la política fiscal.

Los presentes gráficos son una radiografía del estado actual del sistema financiero, en donde los rendimientos de las tasas gubernamentales referenciados EE. UU. (T-Bill) son negativos, mientras que los rendimientos de las bolsas bursátiles como se mencionó, son negativas.

Las primas (pago por una cobertura) van en incremento por el riesgo que se presenta al cubrir un activo financiero, haciendo que la eficiencia de la cobertura sea mayoritariamente para especulación y no para cubrir un movimiento de activo.

Conclusión

La reunión que se llevará el día 23 de agosto determinara las decisiones de una política monetaria universal y las acciones de los bancos centrales, bancos comerciales y propuestas de los economistas de pensamiento anglosajón que llevarán a la postergación de una crisis financiera, provocado por la continuidad y crecimiento de la riqueza concentrada ahora por el sistema financiero, actos que provocan las perdidas potenciales de las AFORES  en países que ya están declarados en emergencia, como es el caso del sistema pensionario de Argentina.

La continua guerra de divisas para mantener una hegemonía de paridad cambiaria sin importar la soberanía de la moneda, el claro ejemplo del Dólar y del Yuan, provocando que las economías periféricas tengan movimientos en sus balances comerciales, con incremento de sus déficits, a esto se le suma la guerra comercial, para mantener los niveles mínimos de ingreso en los países que provocan la caída en la producción y en el consumo.

La manipulación de los precios de las materias primas como lo es el petróleo y el oro hacen imposible determinar los costos de los productos energéticos, así como la estimación de los ingresos públicos.

El incremento de los precios de los activos y su nula igualdad con el estado financiero de la empresa, hacen que se generen burbujas especulativas que terminarán por la bancarrota de la empresa y una serie de despidos de los trabajadores, temor por las pérdidas y tensiones sociales.

Las perdidas en el sistema financiero se han incrementado a niveles máximos, los bancos se están quedando sin liquidez y sus balances poseen más pasivos, tan solo hace un año, uno de los bancos más longevos de España cayó en bancarrota (Banco Popular Español), siendo rescatado por el gobierno español y europeo, y mandando la deuda al erario público.

Las economías latinoamericanas son las más sensibles a estos movimientos y las economías más frágiles y abiertas son las primeras en caer, el caso actual es Argentina, cuya economía esta en decadencia, el préstamo por parte del FMI está en riesgo de impago (DEFAULT) por una ola de especulación por el próximo presidente.

Haré una analogía de una película muy famosa, “The Big Short”, la economía financiera es como el juego de mesa jenga, las inversiones (Capital) que se tienen en el sistema financiero es incalculable, supongamos que forman parte de la mitad de la torre, la parte superior de la misma, están los CDS (Credit Default Swap), un derivado que su función es como un “seguro” de impago, que la mayoría de los bancos tienen en sus carteras, al momento que las empresas, gobiernos e inversionistas se declaran en quiebran,, caen en impago y los CDS tienen la obligación de pagar esa deuda a la contraparte, estos mismo tienen una calificación positiva, por parte de  Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch, pero no son las correctas.

Le siguen las acciones, los bonos gubernamentales, los índices bursátiles, los futuros, las opciones, los CFD (Contract For Difference) los warrants, los forwards, materias primas, criptomonedas y finalmente en las piezas bases del jenga es la liquidez y el dinero real que se tienen en los balances, cuando empieza a caer estos niveles, no tiene solidez la torre y se presenta lo que en J. Hole quieren postergar, una “crisis financiera internacional”.