Gonzalo Ballesteros

Fundador y ex presidente del Instituto de Política Internacional.

 

Hace cuatro semanas, el representante permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Juan Ramón de la Fuente, visitó el Senado de la República Mexicana en el marco de la candidatura de ese país como miembro no permanente al Consejo de Seguridad de la ONU.

Al finalizar el dialogo, el ex rector de la UNAM, en conferencia de prensa, comentó los siguientes aspectos sobre el COVID-19:

  1. Dependiendo de la evolución de la pandemia, el tema podría escalar al Consejo de Seguridad de la ONU, pero hasta el momento no ha sido así;
  2. No se había catalogado al virus como pandemia porque técnicamente solo faltaba un elemento para designarla como tal, lo que llevó a la misma Organización de Mundial de la Salud (OMS) a retrasar la activación de los protocolos para otros países;
  3. No obstante, el diplomático destacó que la pandemia llegaría a México sin duda alguna, situación que el gobierno mexicano ya preveía y por lo cual se tomaron medidas de prevención y seguimiento semanas antes;
  4. México cuenta con infraestructura y especialistas que, en algunos casos, pertenecen a la propia OMS;
  5. Hay dos ventajas ante la pandemia: la letalidad del virus es baja en comparación con otros virus y, con el paso de los días, por el cambio de estaciones, la temperatura en México irá aumentando lo cual afecta la supervivencia del virus;
  6. México tiene grandes experiencias: el Cólera en los noventa y la H1N1 de 2009, de las cuales, se obtuvo información importante para nuestro sistema de salud en materia de pandemias.

EMB. DR. JUAN RAMÓN DE LA FUENTE

El médico, hoy embajador, destacó que en nuestro país existe el capital humano suficiente para enfrentar esta crisis y que, desde su perspectiva, el país logrará salir adelante siempre y cuando se tomen con responsabilidad las indicaciones de la OMS.

Eventualmente, en el momento que la pandemia se hizo presente en México, el gobierno enfatizó que cada acción que se tomaría sería con base a los lineamientos de la OMS y de expertos en la materia por lo que sus decisiones no serían políticas, sino solo recomendaciones hechas por científicos. El propio representante de la OMS, Christian Morales Furhimann, apareció en la conocida conferencia matutina del presiente con la intensión de expresarle a la población mexicana que la organización respalda y aplaude las acciones del gobierno mexicano. Este respaldo asegura que el mandatario mexicano toma decisiones más serias y no con base en especulaciones de distintos monopolios de comunicación.

Desde una perspectiva de Seguridad Internacional, el ejecutivo actúa en términos de la cooperación internacional al no paralizar el paso de personas y gestionar de mejor manera la movilidad que, al contrario de otros países, toman acciones alarmistas de proteccionismo, cerrando fronteras y limitando el arribo de personas; el mundo se está sancionando globalmente como si las lógicas de las murallas, los castillos y las fortificaciones fuesen hoy los objetivos más altos, por el contrario, la actitud asumida por el presidente rompe esas dinámicas de la más arcaica representación del Realismo Internacional.

Lo anterior, revela la forma estratégica con la que la actual administración ve los asuntos globales y demostrando que ha sabido conducirse mejor que otros países.

Las acciones en México, sin duda alguna, posicionan a ese país como ejemplo claro de cómo se debe actuar en momentos de crisis en las que terminan siendo más afectadas las personas vulnerables y sus economías; los acontecimientos actuales reafirman o rectifican el humanismo o el egoísmo a nivel internacional.