Por Laura Herrera

La emergencia de salud de la enfermedad COVID-19, causada por el virus SARSCOV-19 que se extendió a escala mundial presentándose los primeros casos en México en 2020 han generado no sólo pérdidas Humanas, pérdida de ingreso en sectores económicos .Pero también junto a ellos ha provocado una acumulación mayor de desechos, que coloquialmente denominamos basura. 

Entre los desechos se encuentran desechos orgánicos e inorgánicos y éstos a su vez pueden ser de distintos materiales como cartón, plástico, vidrio u otros que dependiendo de características específicas y su manejo pueden o no ser reciclados.

Generalmente, los desechos son generados,  depositados en contenedores y  transportados desde diferentes puntos de una entidad a una planta de reciclaje, una planta de incineración o a relleno sanitario aunque la mayor parte es llevada a un vertedero cercano a áreas naturales, donde perjudica el suelo y su biodiversidad(El término biodiversidad hace referencia toda forma de vida e incluye los ecosistemas, terrestres o acuáticos con su flora y fauna) .

La sociedad se ha disociado de la naturaleza, ha perjudicado el metabolismo social y ocasionado la pérdida de equilibrio de los ecosistemas. Esto ha provocado la aparición de agentes que provocan daños a la salud de todo ser vivo, incluido el humano, pues la naturaleza tiene un papel trascendente en la vida y sin una base ambiental, no puede existir bienestar social.

En México, los distintos ecosistemas presentes han sido perjudicados por diferentes actividades humanas como la sobreexplotación de suelo y también la contaminación por desechos de diversa procedencia.  (El bienestar de los ecosistemas es importante para tener una mejor calidad de aire y también del suelo).

El problema de la basura está no solo en la cantidad que genera cada habitante de la población, sino también su deficiente manejo desde su recolección hasta su depósito en un relleno sanitario o vertedero.

Los desechos que deben depositarse en un relleno sanitario para su posterior reciclaje o incineración u otro proceso, han sido transportados a vertederos muy cercanos a áreas de bosque donde las condiciones de temperatura más la presencia de ciertos agentes químicos ocasionan contaminación de ese suelo (incluyendo mantos acuíferos) e incluso incendios y por ende la pérdida de flora y fauna de ese lugar.

La cantidad de basura y el daño que genera es producto de los modos de producción y consumo y relaciones de poder en un modelo económico lineal derivado del capitalismo, en el cual predomina la extracción de la naturaleza y despojo de tierra, fabricación, distribución y consumo ilimitado de bienes de un solo uso y su posterior eliminación.

Dentro de ese sistema económico está presente la falta de educación y de conciencia ambiental, donde la mayor parte de productos fabricados son adquiridos, usados una vez y desechados.

Todos y cada uno de los ecosistemas sean bosques, selvas, pastizales son importantes de rescatar y proteger del daño causado por diversas actividades humanas. De hecho ciertos grupos de la sociedad  han trabajado con ese objetivo ya que las mismas áreas que se han declarado áreas naturales protegidas han sido contaminadas.Sin embargo, es necesario influir en el resto de la población que no se percata de que hay un severo problema social o no asume que también forman parte de ese mismo y no le interesa

La labor de separar la basura coadyuva a un mejor manejo de desechos inorgánicos, ya que podrían rescatar una mayor cantidad de basura, pero de 50% que podría reciclarse, sólo llega aproximadamente 7%.

México no cuenta con tecnología eficiente para un adecuado manejo de residuos, como sería si aprovechamiento para obtener energía eléctrica, pero además de ello los residuos llegan sin depósito a cielo abierto.

A mitad del año 2019, se registró que se originan 12, 298 toneladas de residuos sólidos por día, de lo cual se calculó que cada habitante origina 1.2 kilogramos basura, 45% de desechos procedía de domicilios,  26% de comercios y 14% de servicios. en la Ciudad de México, mientras en el Estado de México a lo que posteriormente,  se registró que cada habitante origina 1.4 kilogramos de basura al día, tan sólo en la ciudad de México. En el país hay 120 mil 128 toneladas de desechos.

En un reporte del presente año, se declaró que 87% de los tiraderos de basura son a cielo abierto y sólo 13% de ellos son rellenos sanitarios los cuáles cumplen condiciones como no estar a cercana distancia de un área natural (como bosques) o mantos acuíferos, pues de lo contrario, se perjudica al ser humano y a otros seres vivos.

El manejo, la separación de la basura, las áreas naturales como los bosques y la protección de la flora y la fauna que los habitan son responsabilidad de cada individuo que conforman la sociedad.

El contexto actual en el cual está presente una pandemia relativa a la enfermedad COVID 19, influyó aparentemente en que mejorará la calidad del aire, también en las áreas naturales o sitios urbanos, debido principalmente a la restricción de visita de habitantes. No obstante, existen estudios de especialistas en temas de medio ambiente quienes afirman que si bien hay una disminución en gases de efecto invernadero, una mejor condición de áreas verdes en  la urbe, e incluso se aprecia la presencia de especies en su hábitat por la drástica reducción de personas,  por otro lado se  incrementó el uso de plástico de un solo uso como bolsas, guantes de látex, tapabocas,  así como residuos clínicos o de objetos limpieza.

La falta de interés por parte del gobierno o de recursos para proteger las áreas naturales en nuestro país, ha facilitado la entrada de grupos provenientes de potencias extranjeras en el territorio mexicano para hacer estudios de bioprospección, saquear los recursos naturales de los diferentes ecosistemas en México, o bien para sobreexplotar los suelos para actividad agrícola, obteniendo para ellos los beneficios. 

El problema de la degradación ambiental es responsabilidad de todos los sectores de la sociedad en México ya que el sobreconsumo, deficiente manejo de desechos sólidos contaminantes, la deforestación, uso de combustibles fósiles han ocasionado la contaminación de agua, aire y suelo, la pérdida de 60% de vegetación, el incremento del número de especies en peligro de extinción (por la caza o el tráfico ilegal de fauna silvestre) y problemas de salud ya que si no hay una estabilidad en el medio ambiente, no puede haber bienestar social.

El contexto actual donde está presente una crisis derivada de un grave problema de salud no implica la falta de atención a fenómenos como el cambio climático o la defensa de la biodiversidad. Por el contrario, es importante hacer cambios en los sistemas de producción y el cuidado del medio ambiente e incluir éstos en los planes de recuperación económica después del periodo de la pandemia.

Es importante que exista voluntad política para generar políticas públicos para el cuidado de medio ambiente, así como el interés y las acciones de otros actores de la sociedad como investigadores y/o académicos de diversas disciplinas, iniciativa privada, Organizaciones No Gubernamentales y el resto  la sociedad civil para llevar a cabo acciones no solo para recuperar el bienestar del medio ambiente, reclamando como un derecho al ser parte del mismo, sino también por ser la conservación de ecosistemas la base para tener bienestar social.

En la Ciudad y el Estado de México la sociedad civil ha llegado a formar organizaciones con diferentes causas como la defensa del medio ambiente y en el sector académico, grupos de diferentes disciplinas han colaborado en investigaciones sobre diferentes problemas ambientales y acciones para reducir su impacto como: el cambio climático, emisión de gases de efecto invernadero, la contaminación del agua, los desechos orgánicos e inorgánicos y de éstos, los reciclables o no reciclables. Uno de estos ejemplos son las investigaciones que se llevan a cabo en Centros de Investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (Instituto Mario Molina, el Centro de Investigaciones Multidisciplinarias), Facultad de Ciencias, también en el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma Metropolitana por citar las principales. 

El interés que tiene parte de las nuevas generaciones es una herramienta potencial justamente en el presente contexto para plantear, proponer, implantar acciones de restauración de la biodiversidad. 

Una posible solución sería hacer un cambio en los modos de producción, a una economía circular donde los productos (o material de envases y empaques, en la cual, una vez utilizados, vuelvan al ciclo de esa economía para volver a ser útil, en lugar de desecharlo sin pensar en el Impacto negativo ambiental.

Lo anterior nos lleva a cuestionar: ¿Cuál es el índice de conciencia ambiental en la población considerando que la Ciudad de México y del Estado de México son zonas con mayor concentración de habitantes?

¿Cuáles son los medios para encauzar a esta población en las labores que conlleva un cambio en el sistema de producción?

¿Cuál es el escenario probable en México respecto a contaminación por residuos, después del periodo de la pandemia?

El enfoque teórico que permite visualizar el futuro probable de esta situación e incluso darnos la opción de construir un escenario deseable es la prospectiva.

Sabiendo esto, analicemos el problema de la acumulación de basura en el contexto actual enfocándonos en las zonas más pobladas, visualizamos como se puede agravar el problema en seis meses o tres años, pero también un futuro favorable para nosotros, para el ambiente y la Tierra. Un buen objetivo será rescatar las áreas naturales perjudicadas por la basura y diseñar estrategias para llevar al objetivo definido. 

En el presente artículo se toman en cuenta las dos zonas más pobladas del país ya que en razón de ello crece la cantidad de desechos, el grado de conciencia ambiental de sus habitantes, los cuales trascendente para proteger la biodiversidad afectada por un problema social.

Un escenario probable  sería que se incrementara la cantidad de desechos inorgánicos, en particular el plástico, que continúe la contaminación de áreas como bosques, ríos, mar y una pérdida de especies que habitan estos espacios y además se propaguen más enfermedades. 

Otro escenario probable sería que ante la acumulación de basura y la urgente necesidad de mitigar el daño ambiental se implementen planes o estrategias a mediano plazo para un manejo eficiente de desechos, pero al terminarse el plazo se regrese a los mismos hábitos, continúe el problema y llegue al escenario similar al anterior.

En vista de lo anterior, podemos visualizar un futuro alterno para construirlo, comenzando por establecer objetivos a largo plazo como la reducción de la cantidad de desechos derivados de la pandemia de Covid-19, un plan de las acciones a llevar a cabo, plantear estrategias en caso de eventos imprevistos a fin de cumplir con lo principal que es rescatar espacios naturales contaminadas por basura, incluyendo sus especies faunísticas y florísticas,  y salvaguardar las áreas aún no contaminadas.

Fuentes de Información.

Miklos, T., (2007), Planeación Prospectiva: Una estrategia para el diseño del futuro, Centro de Estudios Prospectivos de la Fundación Javier Barros A.C., Limusa, México.iapem.dyndsn.org

Solís, M., (2017), Ecología Política de la basura: Repensando los residuos desde el sur, Solís, M.(Coord.), Abys-Yala, Quito, Ecuador, pp. 330. PDF en: www.no-burn.org Miguel, Qué ha generado la propagación de la COVID-19 en el medio ambiente?, ADN 40, Junio de 2020.

Cárdenas, G., (2019, Dic.), ¿La basura en su lugar?, ¿Cómo ves?, N°. 242, UNAM, pp. 8-13. http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/242/la-basura-en-su-lugar

Ecoportal, (2019, Oct. 14), Solo al 22% de los mexicanos, les interesa el medio ambiente, Ecoportal net.

Greenpeace, (2020, Sep. 3), Impacto por contaminación de plástico en áreas naturales Protegidas Mexicanas, México.

Enciso, A., (2019, Sep. 29), La basura de plástico, la que más crece en México; contaminará por siglos, Daño Irreversible, Política, La Jornada, México. https://www.jornada.com.mx/2019/09/29/politica/002n1pol

——————, (2020, Sep. 4), Hallan desechos plásticos de 12 países en áreas naturales Protegidas de México, La Jornada.

Infobae, (2020, Jun. 4), Día Mundial del Medio Ambiente: 5 medidas que propone la UNAM para evitar la catastrofe.

Noguchi, C., (2020, Jul. 7), «Mascarillas y guantes de Látex son nuevos problemas ambientales», Contaminación por insumos médicos, Ciencias CNN CHV, CNN, Chile.

Portal Ambiental, (2020, Sep. 29), «87% de los tiraderos de basura de México son a cielo abierto», Sitio: www.portalambiental.com.mx

Rivera, K., (2020, Ene. 21), «La basura en México, ¿exceso de producción o mala estrategia de reciclaje?», Medio ambiente, Resonancias, Noticias 22 digital. 

SEMARNAT, (2020, Sep. 27), Día de la Conciencia Ambiental, Gobierno de México.

Brenes, E., (2020, Sep.), «Pandemia: ¿Un Respiro para el planeta?, Era Verde UCR, Universidad de Costa Rica, Mesa de Análisis transmitida en línea.

Cordera, R., (2020, Jun.2) «Desarrollo Sustentable después de la Pandemia», Instituto Nacional de Ecología (INECOL), Coord. Carabias, Julia, Semana del Medio Ambiente en tiempos de Pandemia.

Ojeda, R., (2020, Mayo), Pandemia y Naturaleza, relación entre el Covid-19 y el impacto Ambiental, Mesa de Análisis en cuatro bloques en línea, WWF México.

Tudola, F., (2020, Jun. 3), «Cambio Climático, Desarrollo y Pandemia», Semana del Medio Ambiente en tiempos de Pandemia, Conferencia de Colegio de México sobre Cambio Climático, Desarrollo y Pandemia.